Nombre:
Contraseña:

 
PRUEBAS DIAGNÓSTICAS: OTRAS PRUEBAS :
Análisis sanguíneo Radiografía simple de abdomen
Colonoscopia y biopsia ECO Abdominal
Enema Opaco TAC abdominal
Tránsito intestinal Resonancia Magnética nuclear
Enteroclisis Gastroscopia y Biopsia
Gammagrafía con leucos marcados Cápsula endoscópica
  Anticuerpos


OTRAS PRUEBAS (que pueden ayudar al diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal)

En los pacientes con sospecha de enfermedad inflamatoria intestinal, tanto los estudios con papillas de contraste y de endoscopia siguen siendo los métodos diagnósticos de primera elección, ya que gracias a ellos podemos evaluar cambios en la mucosa y en la luz intestinal. De todas maneras, existen otras pruebas diagnósticas que pueden ayudar al diagnóstico de la enfermedad o valorar las posibles complicaciones de la misma.

RADIOGRAFÍA SIMPLE DE ABDOMEN:

Indicaciones:
Tiene un papel muy importante, tanto en la enfermedad de Crohn como en la colitis ulcerosa, en aquellos pacientes que puedan tener una posible complicación de la enfermedad. De hecho, la radiología simple de abdomen constituye el elemento imprescindible para el diagnóstico adecuado del megacolon tóxico, permitiendo observar la dilatación del colon con aire en su interior. En ocasiones es una de las primeras pruebas que se realiza cuando un paciente presenta molestias o dolor abdominal, aunque la práctica de una radiografía simple de abdomen en el estudio rutinario de una enfermedad inflamatoria intestinal es controvertida. También la radiología simple de abdomen nos permite estudiar estructuras óseas, como por ejemplo la articulación sacro-iliaca y orientarnos hacia la presencia o no de una inflamación de la misma (sacroileitis).

Objetivo:
Estudiar la distribución del aire intestinal tanto en el intestino delgado como en el grueso. Además, también puede permitir observar la presencia de aire fuera del intestino (perforación).

Técnica:
Consiste en obtener una imagen del abdomen del paciente, siendo revelada posteriormente de forma muy similar a una fotografía. Es una técnica sencilla y muy bien tolerada por el paciente.

Preparación:
Esta técnica no requiere una preparación especial.



ECO ABDOMINAL:

Indicaciones y objetivo:
La ecografía ocuparía un segundo plano en el estudio de la enfermedad inflamatoria intestinal, sin embargo, frecuentemente es la primera modalidad de imagen que se realiza en pacientes con molestias abdominales inespecíficas o dolor abdominal, convirtiéndose a menudo en un estudio preliminar que permite demostrar alteraciones de la pared de las asas intestinales que hagan sospechar, por ejemplo, la presencia de una enfermedad de Crohn. Por otro lado, la ecografía abdominal es muy ?til para el estudio del hígado, de la vesícula biliar, el bazo y los riñones.

Técnica:
Es un método seguro y no invasivo, que no emite radiaciones, y que es muy bien tolerado por el paciente. Consiste en visualizar en una pantalla las imágenes procedentes de un transductor (aparato) que se coloca sobre el abdomen del paciente. Para ello, y con el fin de evitar interferencias, hace falta la colocación de un gel sobre el abdomen y posteriormente el transductor.

Preparación:
Esta técnica no requiere una preparación especial. Sólo que el paciente esté en ayunas.



TAC ABDOMINAL:

Indicaciones:

Las principales indicaciones del TAC abdominal en el diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal son:

Evaluar la extensión de la enfermedad de Crohn localizada en el íleon, ya que permite visualizar alteraciones a nivel de la pared intestinal.
Y, sobretodo, determinar la presencia y localización de posibles complicaciones asociadas tanto en la colitis ulcerosa como en la enfermedad de Crohn, como perforaciones o abscesos.

 

Objetivo:
Estudiar la cavidad abdominal en su conjunto mediante diferentes imágenes. Sin embargo, no permite visualizar la mucosa ni la luz intestinal.

Técnica:
Es una técnica que consiste en obtener imágenes de la cavidad abdominal del paciente a diferentes niveles (diferentes cortes). Para ello, el paciente estará acostado y, de forma automática, entrará en un aparato con forma de tubo abierto por ambos lados que captará las imágenes. El TAC abdominal es una prueba segura, no invasiva, siendo muy bien tolerada por el paciente y, habitualmente, requiere la administración de un contraste por vía oral o endovenosa.

Preparación:
Esta técnica no requiere una preparación especial. Sólo que el paciente esté en ayunas. Además, se debe comunicar por parte del mismo la posibilidad de alergia a los contrastes yodados.



RESONANCIA MAGNÉTICA NUCLEAR:

Indicaciones:
Esta técnica está indicada principalmente en el estudio de fístulas perianales y pelvianas de la enfermedad de Crohn. También podría utilizarse en el estudio de la extensión de la enfermedad de Crohn localizada en el íleon, así como para valorar posibles complicaciones como perforaciones o abscesos. Sin embargo, el TAC abdominal es una técnica muy fiable en el estudio de estos ?ltimos.

Objetivo:
Estudiar la extensión y la localización de los trayectos fistulosos perianales y pélvicos.

Técnica:
Es una técnica que se basa en obtener imágenes de la cavidad abdominal y de la región pélvica. Para ello, el paciente estará acostado y, de forma automática, entrará en un aparato con forma de tubo abierto por ambos lados que captará las imágenes. Sin embargo no permite visualizar la mucosa ni la luz intestinal. Es una técnica segura y no invasiva, siendo muy bien tolerada por el paciente.

Preparación:
Esta técnica no requiere una preparación especial. Sólo que el paciente esté en ayunas.



GASTROSCOPIA Y BIOPSIA:

Indicaciones:
Esta técnica es la exploración de elección para visualizar el estómago y duodeno según criterio médico (efectos de la medicación, enfermedad de Crohn, etc.).

Objetivo:
Visualizar directamente la mucosa del estómago y duodeno con el fin de determinar si existe inflamación, cuantificar su grado (severidad) y establecer la extensión de las lesiones. Finalmente, con esta técnica se pueden obtener muestras (biopsias) para el estudio microscópico (estudio del tejido).

Técnica:
Previamente con el paciente acostado lateral, se introduce el endoscopio flexible por la boca, con una luz en su extremo. El paciente ha de tragar saliva para facilitar la entrada del tubo, estar bien relajado y seguir las instrucciones del personal que le haga la prueba.

Preparación:
Esta técnica no requiere una preparación especial. Sólo que el paciente esté en ayunas.



CÁPSULA ENDOSCÓPICA:

La cápsula endoscópica es un dispositivo de dimensiones reducidas que, tras ser ingerido e impulsado por los movimientos intestinales, obtiene imágenes del interior del tubo digestivo permitiendo visualizar segmentos de intestino delgado difícilmente accesibles a las técnicas habituales. La cápsula es eliminada por las heces no siendo reutilizable. Su contribución fundamental estriba en el estudio de las enfermedades del intestino delgado y, entre ellas, la Enfermedad de Crohn aunque su empleo está limitado por la existencia de estenosis que impidan la progresión de la cápsula.

 

ANTICUERPOS:

La determinación simultánea en sangre de los anticuerpos anti-citoplasma de neutrófilos, perinucleares (pANCAS) y anti-sacaromices (ASCA) es útil especialmente en las colitis indeterminadas en las que resulta difícil diferenciar, por las técnicas habituales, si la inflamación del colon es producida por la Enfermedad de Crohn o por Colitis Ulcerosa.
Así, el patrón ASCA (+)/Panca(-) sugiere Enfermedad de Crohn mientras que ASCA (-) /pANCAS(+) sugiere Colitis Ulcerosa, si bien hay que destacar que un elevado numero de estos pacientes no presentan ninguno de estos marcadores.