¿QUÉ SIGNIFICA?:
Salud Calidad de vida
Educación Fuentes de apoyo
Enfermedad crónica Promoción de la salud
Dimensión psicosocial Educación de la salud


¿QUÉ SON LAS FUENTES DE APOYO?

Frente a las diferentes experiencias que se presentan a lo largo de la vida, como el diagnóstico de una enfermedad crónica, las personas requieren poner en marcha unos procesos de adaptación y/o resolución precisando además de la ayuda de recursos externos o fuentes de apoyo.
En su relación con el medio las personas mantienen intercambios o interconexiones dinámicas con otras personas formando las redes sociales o de apoyo natural que influirán en su conducta.




Las redes de apoyo se pueden clasificar en:
Naturales:
• Familia
• Amigos
• Compañeros de trabajo, de estudio...

Organizadas:
• Grupos de ayuda mutua o asociaciones
• Voluntariado institucional
• Ayuda profesional


Varios autores han descrito los efectos que el apoyo social tiene en la salud física y mental de las personas, entre éstos destacamos:

• Las personas que tienen relaciones y vínculos sociales viven más tiempo y tienen mejor salud física y mental que aquellos que no las tienen (Kesseler y Cols).
• Reduce directamente el impacto de los acontecimientos estresantes (Buendía y Cols)
• La falta de apoyo social da lugar a las personas y sus familiares a sentimientos de impotencia y falta de control.


El crecimiento cualitativo y cuantitativo de las redes sociales, tanto las naturales como las organizadas, que existen en el entorno del paciente les aportará en definitiva, mayores niveles de calidad de vida.
Las redes de apoyo social tienen un papel fundamental, para la persona y su entorno, frente a la situación que crea el diagnóstico de una enfermedad crónica. Aquí nos centraremos, por su importancia y implicación, en la familia (1), como fuente de apoyo natural y en los grupos de ayuda mutua (2), como fuente de apoyo organizada.


La familia:
La familia es la mayor fuente de apoyo social y personal de que pueden disponer las personas. Cuando un miembro de ésta pierde total o parcialmente sus capacidades de autocuidado, entendiendo por éstas, las acciones que la persona lleva a cabo para mantener su vida, salud y bienestar, o para adaptarse a las limitaciones que, en ocasiones, derivan de una enfermedad, va a precisar la ayuda, en primer lugar de las personas más cercanas. Estas constituyen la llamada red informal, en la que la familia es el cuidador principal y cuya atención va a determinar las condiciones y calidad de vida del sujeto. Bien es cierto que el apoyo y el estrés están siempre presentes en todas las familias, la afirmación del equilibrio entre estos dos polos será fundamental para afrontar la situación de desequilibrio que en mayor o menor intensidad, causa el diagnóstico de una enfermedad crónica a uno de sus miembros.
Ante esta realidad y la evidencia, del beneficio de estos cuidadores informales en la atención a la salud de las personas, el sistema de salud formal (red de servicios sanitarios y sociales) está obligado a considerar las necesidades de los mismos, e inexorablemente mejorar la atención al ámbito familiar que se transforma en un cuidador esencial en el proceso salud-enfermedad de toda persona.


Los grupos de ayuda mutua (GAM):
Los grupos de ayuda mutua (GAM)
Siguiendo a Villalbí y Roca, en el mundo sanitario, los grupos de ayuda mutua suelen ser grupos de personas que tienen un problema común, lo sienten como tal, y lo comparten. Se unen de forma voluntaria para conseguir un determinado objetivo y/o para mejorar su situación. Entre este tipo de GAM se encuentran los grupos de personas afectadas por una determinada enfermedad (p.e,enfermos de Crohn o de colitis ulcerosa).
En el ámbito institucional la Organización Mundial de la salud (OMS) a través de la Carta de Ottawa para la promoción de la salud, define el fomento de los autocuidados como uno de los ejes principales, en la atención a la salud de las personas, incluyendo la potenciación de la autoevaluación y de la ayuda mutua.



¿ QUÉ SIGNIFICA PROMOCIÓN DE LA SALUD?

La UACC se enmarca en un modelo de atención integral y se ubica en el campo de intervención de la promoción de la salud. Pero, ¿qué significa esta nueva perspectiva de intervención?
A continuación proporcionamos un breve resumen que nos acercará a la respuesta formulada. En Ottawa, Canadá, se celebró en 1986 la Primera Conferencia internacional de la Promoción de la salud, que dio lugar a lo que hoy se conoce como la " Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud".

En esta se llegó a una definición consensuada de promoción de salud: "El proceso que permite a las personas incrementar su control sobre los determinantes de la salud y en consecuencia, mejorarla". Se entiende por determinantes al conjunto de factores personales, sociales,económicos y ambientales que condicionan el estado de salud de los individuos o poblaciones.

La Promoción de la Salud va más allá de la transmisión de contenidos e incorpora los objetivos de fortalecer las habilidades y capacidades de los individuos y de modificar las condiciones sociales, ambientales y económicas, con el fin de disminuir su impacto negativo en la salud individual y de la comunidad. Para conseguir dicha finalidad, la promoción de la salud utiliza una estrategia de trabajo, la educación para la salud.
Premisas claves en el campo de trabajo de la Promoción para la salud:

La participación de la persona en la toma de decisiones respecto a su proceso de salud
Hablar de proceso al hacerlo de educación para asegurar que esta participación sea efectiva.

Desde nuestro contexto, el de dos enfermedades crónicas, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, aparece un cambio en la salud de las personas que requiere una atención integral, por parte de los recursos sanitarios y sociales, que proporcionen respuestas a todos los posibles problemas de salud, clínicos o psicosociales, con el objetivo de potenciar la autonomía del paciente.
La UACC como servicio de promoción para la salud, tiene la finalidad de dotar a los usuarios de conocimientos clínicos o psicosociales relativos a la nueva situación de salud, y de los recursos, instrumentos y capacidades para afrontarla y controlarla.
Muchas organizaciones del mundo han adaptado las orientaciones de la Promoción de la salud descritas en Ottawa o más recientemente en la Declaración de Yakarta, 1997, para sus sistemas de salud. * Más información en Enlaces (IUPHE).

 

 


¿ EN QUÉ CONSISTE LA EDUCACIÓN PARA LA SALUD (EpS)?

Se han dado muchas definiciones de EpS ( Salleras, 1985; Costa y López, 1986) pero la mayor parte de ellas coinciden en señalar que se trata de procesos y experiencias con la finalidad de influir positivamente en la salud. La Educación para la salud es un instrumento de la Promoción de la salud que básicamente pretende facilitar los cambios de comportamientos hacia conductas saludables y eliminar factores de riesgo. Por ejemplo, proporcionando conocimientos acerca de los factores relacionados con la evolución de la enfermedad de Crohn y con la colitis ulcerosa o proporcionando pautas de ayuda, en el cuidado de los pacientes, para familiares.
Los principales aspectos que se derivan del concepto de EpS y que nos interesa resaltar aquí son:

La EpS supone comunicación de información y desarrollo de habilidades personales.
La EpS aborda la transmisión de información pero también fomenta la motivación, las habilidades personales y la autoestima.
La EpS incluye información relativa a condiciones sociales, económicas, ambientales y a los factores y comportamientos de riesgo que influyen en la salud.

La EpS puede ser un instrumento o estrategia aplicable a:

Población "sana": escuelas, familias, comunidad...
Población "enferma": Centros sanitarios, Unidades monográficas de una enfermedad crónica, farmacias...


La Enfermedad inflamatoria intestinal (E.I.I.) como enfermedad crónica supone una nueva situación de salud tanto para el paciente como para su entorno. Así pues, la EpS, según los criterios que acabamos de mencionar, pasa a formar parte del "tratamiento" o proceso de atención a la salud de las personas diagnosticadas de una E.I.I.
La aplicación de la EpS facilitará la atención integral a la salud, es decir, incidirá en la atención a todas las necesidades que puedan presentarse en la dimensión biológica, psicológica o social de la salud de las personas.

Ejemplos de intervención desde la EpS:

Tutorizar el aprendizaje de contenidos básicos de la enfermedad (Dimensión biológica)
Acompañar en el proceso de aceptación, que vive el entorno familiar, frente a la nueva situación de salud de uno de sus miembros (Dimensión psicológica)
Acompañar en el proceso de cambio, que no tiene porque ser de carácter negativo, que puede darse en el estilo de vida, en los hábitos de ocio o en mundo laboral (Dimensión social).
















Nombre:
Contraseña: