SÍNTOMAS:
Colitis ulcerosa
Enfermedad de Crohn
Manifestaciones extraintestinales
Complicaciones de la Colitis ulcerosa
Complicaciones de la enfermedad de Crohn


SÍNTOMAS:

La enfermedad inflamatoria intestinal se caracteriza por la aparición de una inflamación repetitiva de la pared intestinal, que produce una variedad de manifestaciones clínicas.
Suele cursar en forma de brotes, es decir, momentos determinados donde se presenta la sintomatología, y fases de remisión donde no hay actividad de la enfermedad y el paciente puede realizar una vida activa y prácticamente normal. En función de los signos y de la intensidad de los síntomas, los brotes se pueden clasificar en leves, moderados o severos. Para ello se utilizan diversos índices clínicos que tratan de valorar la actividad de la enfermedad.
En la colitis ulcerosa el índice más utilizado es el de Truelove-Witts, y en la enfermedad de Crohn el de Harvey-Bradshaw, que más tarde explicaremos.


COLITIS ULCEROSA:

Normalmente se suele afectar el recto, aunque en ocasiones puede afectarse el resto del colon. Dentro de los síntomas que se pueden presentar en un brote de colitis ulcerosa por orden de frecuencia, se incluyen la eliminación de sangre y/o moco con las heces, el tenesmo rectal (defecación imperiosa con sensación de evacuación incompleta), la diarrea y el dolor abdominal, que a continuación desarrollaremos.
No siempre tienen que estar presentes todos los signos y síntomas durante un brote de la enfermedad, ya que se pueden presentar de forma aislada. Cuando existe un brote con una actividad importante (brote severo), también se puede producir una pérdida de peso rápida debido a una disminución de la ingesta dietética, sumada a la pérdida de proteinas a través del intestino inflamado. Además, el paciente puede presentar fiebre y referir síntomas de anemia, como son la fatiga y el cansancio.

Rectorragia o hemorragia rectal:
Como consecuencia de la aparición de ulceraciones en la mucosa del colon, donde existen diversos vasos sanguíneos, se puede producir una hemorragia rectal.
Los pacientes afectos de una proctitis, en general, refieren la eliminación de sangre fresca-roja, acompañada o no de moco, ya sea en forma separada de las deposiciones o como hilos en la superficie de una deposición.
Esta hemorragia rectal, en ocasiones, no puede ser controlada por el paciente, apareciendo de forma puntual la incontinencia. Cuando la enfermedad es más extensa, es decir, cuando afecta al colon izquierdo o bien la totalidad del mismo (pancolitis), se suelen producir deposiciones diarreicas que habitualmente se acompañan de sangre oscura, moco o pus.

Tenesmo rectal:
La defecación imperiosa con sensación de evacuación incompleta es común en aquellos pacientes con afectación rectal (proctitis) o rectosigmoidea (proctosigmoiditis).

Diarrea:
En la práctica clínica se considera diarrea a un incremento evidente del número habitual de deposiciones o a una disminución de su consistencia.
Normalmente, la causa fundamental de la diarrea está relacionada con el proceso inflamatorio de la mucosa, aunque también pueden participar otros factores como una posible alteración de la absorción de agua y electrolitos en el colon.
Habitualmente los pacientes con proctitis presentan emisión de sangre fresca por vía rectal sin deposiciones diarreicas, o bien desposiciones escasas o simple esputos rectales.
Cuando la enfermedad es más extensa (colon izquierdo o pancolitis), normalmente los pacientes suelen presentar deposiciones diarreicas acompañadas de sangre oscura, moco o pus, y además, pueden tener diarrea nocturna.

Dolor abdominal:
En la mayoría de los pacientes, el dolor no es un síntoma principal. Los cólicos y el dolor abdominal se suelen presentar en pacientes con brote de la enfermedad, probablemente relacionado con una mayor tensión en la pared del colon inflamada durante la contracción muscular. Suele ser un dolor localizado en la región central, inferior o izquierda del abdomen.

Fiebre:
El simple hecho de la inflamación intestinal, es motivo suficiente para que los pacientes con un brote de la enfermedad puedan presentar fiebre, especialmente si el brote es severo. Además, la fiebre alta puede ser indicativa de la presencia de alguna complicación infecciosa (por ejemplo un absceso).

Anemia:

La anemia se puede producir por diferentes causas. Probablemente la causa principal sería la falta de hierro como consecuencia de las pérdidas de sangre intestinales. Si esta pérdida de sangre es muy importante, se puede producir una anemia aguda que, en ocasiones, puede requerir una transfusión sanguínea. Habitualmente los síntomas derivados de la anemia son el mal estado general, el cansancio, la fatiga y, característicamente, puede aparecer palidez cutánea.

¿Cómo valorar la intensidad de un brote de colitis ulcerosa?

Indice de Actividad de la Colitis Ulcerosa (Truelove-Witts):

  Leve Moderado Severo
Nº deposiciones < 4 4-6 > 6
Sangre en heces ± + +++
Temperatura Sin fiebre 37-37.8ºC > 37.8ºC
Pulso No taquicardia   Taquicardia
Hemoglobina No anemia   Anemia
VSG < 30   > 30

Por ejemplo, si un paciente presenta 8 deposiciones diarreicas diarias, con sangre abundante (+++) y fiebre, puede tener un brote severo de la enfermedad. Esto es un ejemplo orientativo para el paciente, pero que en ningún caso sustituye la valoración clínica del médico.















Nombre:
Contraseña: