Nombre:
Contraseña:

 
TRATAMIENTO MÉDICO: TRATAMIENTO QUIRÚRGICO:
Tratamiento en fase de remisión o de mantenimiento    
Tratamiento en fase de brote    
Otros medicamentos de interés en la enfermedad inflamatoria intestinal En la colitis ulcerosa
En la enfermedad de Crohn
   


TRATAMIENTO QUIRÚRGICO:

Si bien la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa comparten algunos aspectos epidemiológicos y clínicos, entre ambas enfermedades existen claras diferencias en otros aspectos, como la localización de las lesiones, la afectación del espesor de la pared intestinal y la frecuencia y tipo de aparición de las distintas complicaciones locales. Estas diferencias obligan a una actitud quirúrgica diferente para ambas enfermedades.

El papel de la cirugía en el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal está cada vez mejor delimitado. En general, las principales indicaciones del tratamiento quirúrgico, tanto en la colitis ulcerosa como en la enfermedad de Crohn, son:

1) la aparición de complicaciones que no se pueden resolver con el tratamiento médico (perforación, hemorragia masiva, abscesos abdominales, etc...)

2) la falta de una buena respuesta al tratamiento médico en los brotes severos de la enfermedad.


TRATAMIENTO QUIRÚRGICO EN LA ENFERMEDAD DE CROHN:
 
Aproximadamente un 50-70% de los pacientes diagnosticados de enfermedad de Crohn, necesitaran una intervención quirúrgica a lo largo de la evolución de la enfermedad. En el caso de la enfermedad de Crohn, la cirugía va dirigida a aliviar los síntomas y tratar las complicaciones, pero en ningún caso supone una cura de la misma.

Indicaciones de la cirugía:
a) Indicaciones programadas:
Fallo del tratamiento médico: : Cuando los síntomas (dolor abdominal, náuseas, etc...) de la enfermedad no pueden ser controlados con la medicación. Habitualmente ocurre en pacientes con enfermedad de Crohn localizada en el íleon por la existencia de estenosis que impiden el paso correcto del contenido intestinal. En otras ocasiones, la estenosis se localiza en el colon o intestino grueso, aunque es menos frecuentemente.

Retraso del crecimiento en niños: En ocasiones, pacientes jóvenes que están en tratamiento corticoideo contínuo por actividad permanente de la enfermedad, pueden tener un retraso en el crecimiento, no sólo por la medicación, sino también por brotes repetitivos. En algunos casos, la cirugía puede estar indicada.

Enfermedad perianal severa: Cuando los tratamientos médicos no han sido efectivos (antibióticos, azatioprina, infliximab, etc...).

Fístulas intestinales: Cuando no hay una respuesta correcta al tratamiento médico (antibióticos, infliximab, etc...).


b) Indicaciones urgentes:

Tratamiento de las complicaciones agudas: Otra indicación para la cirugía es el tratamiento de las complicaciones de la enfermedad, como la hemorragia severa y el megacolon tóxico que no responden al tratamiento médico, la perforación intestinal y los abscesos abdominales.

Obstrucción intestinal: Habitualmente ocurre en pacientes con enfermedad de Crohn que presentan una oclusión intestinal completa (cierre del paso intestinal).



Tipos de intervención más frecuentes en la enfermedad de Crohn:

Existen diferentes tipos de técnicas quirúrgicas en el tratamiento de la enfermedad de Crohn, pero es el cirujano, especialista y conocedor de estas técnicas así como de sus complicaciones, el que decidirá el tipo de intervención. Como regla general, se intenta realizar siempre la cirugía más conservadora posible, es decir, eliminar sólo lo estrictamente necesario ya que existe la probabilidad de que el paciente necesite más intervenciones en el futuro debido a la propia historia natural de la enfermedad.

A continuación vamos a mencionar los diferentes tipos de intervención quirúrgica más frecuentes en la enfermedad de Crohn.

  Resección intestinal y anastomosis:
Procedimiento: Consiste en eliminar (resección) el segmento intestinal enfermo. Posteriormente se unen los dos extremos "sanos" (anastomosis) y normalmente se establece el tránsito intestinal normal. En ocasiones, se necesita realizar una ileostomía temporal para evitar el paso del contenido intestinal por la anastomosis, y así permitir que la zona cure más rápidamente. Más tarde, la ileostomía puede cerrarse, y de esta manera el contenido intestinal podrá salir a través del ano.



Indicaciones: Se debe resecar la menor longitud de segmento intestinal que sea posible, ya que la enfermedad se puede reproducir. Por ello, las indicaciones de este tipo de intervención están muy delimitadas. Habitualmente se realizan cuando hay un fallo en el tratamiento médico o cuando aparecen complicaciones de la enfermedad como por ejemplo la obstrucción intestinal, la perforación o la hemorragia masiva.

Estricturoplastia:
La estricturoplastia es un tipo de intervención quirúrgica donde no se reseca ningún segmento intestinal sino que se ensancha el paso a través de una estenosis ("estrechez") generalmente de poca longitud.

Procedimiento: Consiste en realizar una abertura de la estenosis mediante un corte longitudinal en la pared (se forma como un ojal) que se cose en sentido transversal (sutura transversal) de manera que la luz del intestino queda más ancha y permite el paso correcto del contenido intestinal. En ocasiones se puede realizar conjuntamente con otro tipo de técnica quirúrgica (por ej: resección intestinal de un segmento más estricturoplastia de otro segmento intestinal).


Indicaciones:
Puede ser una alternativa o una técnica complementaria a la resección intestinal cuando existen estenosis intestinales.

Otras intervenciones quirúrgicas en la enfermedad de Crohn:

Los pacientes pueden requerir una intervención quirúrgica por otras complicaciones, entre las que destacan:

Intervención de una perforación intestinal: Estos casos requieren una cirugía urgente para resecar el segmento de intestino que se ha perforado. Posteriormente, se intentará unir los extremos cortados (anastomosis) aunque, en ocasiones, se necesita realizar una ileostomía temporal para evitar el paso del contenido intestinal por la anastomosis, y así permitir que la zona cure más rápidamente. Más tarde, la ileostomía puede cerrarse, y de esta manera el contenido intestinal podrá salir a través del ano normalmente.

Intervención de un absceso abdominal o rectal: En estos casos se debe realizar un drenaje del absceso y si éste se localiza en el abdomen, después del drenaje puede ser necesaria una resección intestinal del segmento enfermo. El tratamiento se complementa con antibióticos para evitar las complicaciones infecciosas.

Intervención de fístulas: Aunque muchas fístulas responden al tratamiento médico, si éste no es efectivo, se puede requerir un tratamiento quirúrgico. En los casos de fístulas que se localizan en segmentos intestinales severamente afectados, se debe resecar el trayecto fistuloso así como el segmento intestinal. Posteriormente se procederá a la unión de los extremos cortados (anastomosis) aunque inicialmente se puede requerir una ileostomía temporal con el fin de que cure más rápidamente la zona de la anastomosis.

Otra complicación frecuente de la enfermedad de Crohn es la presencia de fístulas y abscesos perianales. En general, el tratamiento quirúrgico está indicado cuando el paciente presenta molestias persistentes atribuibles a las fístulas, sin que el tratamiendo médico haya conseguido el cierre de las mismas. La intervenciones más frecuentes son locales y consisten en el drenaje de abscesos o la intervención del trayecto fistuloso (denominada puesta a plano). En ocasiones, en caso de fístulas perianales complejas con múltiples desenvocaduras externas, se requiere la práctica de una abertura en el abdomen conectando el colon a la pared abdominal (colostomía) con el fin de evitar el paso del contenido intestinal (deposiciones) por la zona anal enferma. Una vez que se consigue satisfactoriamente el cierre de las fístulas, se puede proceder al cierre de la colostomía y volver al tránsito intestinal normal. Sólo en algunos casos es necesaria la resección del recto (proctectomía) y la realización de una colostomía definitiva.